CALÇOTS AL HORNO CON SALSA ROMESCO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INGREDIENTES

(2 personas)

 

-1 manojo de calçots (25 unidades)

 

Salsa romesco

- 3 tomates maduros

- 1 cabeza de ajos

- 2 ñoras

- 15 g de almendras tostadas

- 15 g de avellanas tostadas

- 1 rebanada pequeña de pan tostado

- 250 g de aceite de oliva virgen extra

- 100 g de vinagre

- Pimentón rojo dulce

- 1 guindilla

- Sal

 

 

     Precalentar el horno a 250º (arriba y abajo).

 

     Mientras, limpiar los calçots: cortar la parte más verde, es decir, las hojas. Cortar la raíz y retirar la primera capa.

 

     Una vez limpios, colocar en la rejilla del horno. No hay que amontonarlos; no necesitan aceite ni sal.

 

     Colocar debajo la bandeja del horno cubierta con papel de aluminio.

 

     Dejar hornear durante unos 30 minutos. Darles la vuelta y hornear unos 15 minutos más. Cuando todavía estén en el horno, mirar si sueltan un poco de agua , eso significa que ya están en su punto.

 

     Sacar del horno y envolver con papel de periódico para que se acaben de cocinar 10 minutos más y se mantengan calientes.

 

     A la hora de comer,  quitar la capa exterior quemada y comer con los dedos la cebolleta que quede mojada en un poco de salsa romesco.

 

 

Salsa romesco

  

     Primero de todo hay que rehidratar las ñoras: poner en remojo la noche anterior o al menos unas 4-5 horas. Una vez bien remojadas, sacar las pepitas y reservar  la piel con la carne.

 

     El segundo paso es asar (escalivar, en catalán) los tomates y los ajos: precalentar el horno a unos 200ºC. Poner los tomates y los ajos en bandejas separadas. Los tomates estarán listos con unos 15 o 20 minutos. Los ajos tardarán un poco menos.

    

     Una vez asados, sacar la piel a los tomates y sacar uno a uno los ajos.  

     Pelar las almendras, las avellanas tostadas y tostar una rebanada de pan.

    

     Finalmente, poner todos los ingredientes en el vaso de batidora: el aceite, el vinagre, los tomates, los ajos, las ñoras, los frutos secos, el pan y batir con energía.

 

     Añadir una cucharadita de pimentón rojo dulce, sal y una punta de guindilla para darle un toque picante. Batir de nuevo, ir probando y rectificar de sal, guindilla o vinagre.

 

     La salsa debe quedar con una buena consistencia, ni muy aceitosa ni muy granulada, y con un ligero sabor avinagrado pero sin pasarse.

 

 

 

NOTAS

 

- Los frutos secos deben ser tostados y estar bien pelados, sino oscurecen la salsa    y le dan una textura poco adecuada.

 

- La salsa romesco sirve para pescados y verduras. Tanto nos puede servir para         aliñar una buena ensalada de escarola, como para acompañar unos buenos                   espárragos a la brasa. También para cualquier pescado a la plancha o a la parrilla.