CROISSANTS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pincha aquí para ver la receta de forma tradicional.

 

 

INGREDIENTES

(20 grandes/30 pequeños)

 

Masa inicialM

- 500 g harina fuerza

- 25 g levadura fresca (10 g levadura seca)

- 240 g de leche

- 50 g de mantequilla (temperatura ambiente)

- 100 g de azúcar glas

- 10 g de sal

 

Masa hojaldrada
- 200 g de mantequilla (fría)

- 1 huevo (antes de hornear)

 

Decoración

- Mermelada de albaricoque o melocotón   

- Fideos de chocolate. 

- Azúcar glas

                                                                             

 

     Disolver en un bol la levadura con la leche y reservar.

 

     Poner la mantequilla en el vaso junto con el azúcar y la sal. Programar 10 segundos, velocidad 6.

 

     Añadir la leche con la levadura disuelta y la harina tamizada y programar 20 segundos, velocidad 6. Una vez finalizado el tiempo, programar 3 minutos, velocidad espiga. Formar una bola con la masa y con un cuchillo bien afilado hacer un corte en la superficie en forma de cruz. Dejar reposar la masa 30 minutos sobre la encimera de la cocina.

 

     Pasados los 30 minutos la masa ha empezado a crecer, la levadura ha empezado a fermentar y el corte en forma de cruz se ha abierto. Amasar levemente para desgasificar e ir formado con ayuda de las manos un rectángulo. Si la masa se pega en la superficie, se puede añadir un poco de harina para poder trabajarla, pero muy poca.

 

     Con la ayuda del rodillo, estirar la masa y darle forma de rectángulo. Es muy importante que el rodillo se pase de manera continua y sin pausa, es decir, empezamos por arriba y sin parar llegamos abajo y viceversa. Si la masa se encogiera al pasar el rodillo dejarla reposar 10 minutos y retomar el estirado pasado ese tiempo.

 

     Para conseguir un rectángulo regular, ayudaos de las manos. Pasar las manos por los laterales para hacerlos rectos y volver a pasar el rodillo para igualar. Así conseguiréis un rectángulo regular e uniforme. Cubrir la masa con papel de horno y refrigerar en la nevera durante 1 hora.

 

     Sacar la mantequilla de la nevera (ha de estar fría pero no dura) y pasado 30 minutos,  cortar dos láminas de papel film. Entre las dos laminas introducir los 200 g de mantequilla fría.

 

     Colocar la mantequilla en el centro de la masa, si sobra por los lados, retirar con la ayuda de los dedos y colocar sobre la masa. Coger la parte superior de la masa y plegar, de manera que el borde  superior quede en el centro de la masa. Coger el borde inferior y plegar, de manera que coincida con el borde superior. No superponer los bordes en el centro. Hay que intentar hacerlos coincidir.

 

     Con la ayuda de los dedos y muy suavemente unir los dos bordes. De esta forma se evita que la mantequilla se salga por la unión de los dos extremos.

 

     Cubrir con papel de horno. Pasar el rodillo por encima muy suavemente para repartir la mantequilla de manera uniforme. Refrigerar la masa durante 30 minutos (esta técnica de hojaldrado se llama "vuelta simple").

 

     Sacar la masa del frigorífico. Tienen que estar en la misma posición que antes, con la linea de unión en horizontal. Girar la masa 45º. Ahora la línea de unión está de forma vertical.

 

    Volver a estirar la masa, siempre manteniendo la forma rectangular, si pierde forma ayudaos con las manos pasándolas por los laterales para hacer lineas rectas y luego pasar el rodillo para igualar. Coger el extremo inferior de la masa y doblar sobre si misma por la mitad más un cuarto.

 

     Ahora coger el extremo superior, plegar, y hacer coincidir con el extremo inferior que ya habíamos plegado. La unión no queda en el centro, sino más arriba.

 

     Ahora plegar la masa por la mitad, de manera que quede como un libro cerrado. Refrigerar 30 minutos (esta técnica de hojaldrado se llama "vuelta doble"). 

 

     Sacar la masa del frigorífico y colocar en la misma posición que antes, con el libro mirando hacia nosotros. Girar la masa 45º. Ahora el libro está a la derecha. Estirar la masa con la ayuda de un rodillo.


     Último pliegue. Coger el extremo inferior y plegar sobre el centro. Coger el extremo superior y también plegar sobre el centro superponiendolo al extremo inferior. Refigerar durante 1 hora.

 

     Sacar la masa del frigorífico y volver a estirar con la ayuda del rodillo. Una vez estirada, cortar la masa en tiras. Disponer una tira sobre la superficie de trabajo y las otras las reservamos en el refrigerador. Con un cuchillo bien afilado, cortar en forma de triángulos isósceles (20 x 10 cm) con los que formaremos los croissants.

 

     Coger uno de los triángulos. En la base del triángulo, en la parte central realizar un pequeño corte de aproximadamente 1 cm. Estirar con cuidado la punta del triángulo. Empezar a enrollar el triángulo empezando por su base. Prestad atención, guiar a la masa hacia el exterior. Seguir enrollando hasta llegar al final. 

 

     La punta final del croissant, siempre debe quedar por la parte de abajo. De esta manera evitaremos que se deformen al fermentar y hornear. Presionar la puntita final contra el croissant para que la masa se quede unida y no se despegue. Para darles forma curvada, coger las puntas del croissant y suavemente bajar un poquito.

 

    Poner los croissants sobre una placa de horno con papel de horno y dejar reposar a temperatura ambiente 1 hora o hasta que hayan doblado su tamaño. Recordad dejar espacio entre ellos para que no se peguen al crecer o durante el horneado.

 

     Precalentar el horno a 180º. Introducir un recipiente resistente al calor lleno de agua en el fondo del horno para que los croissants nos salgan con una corteza crujiente y un interior más tierno

 

     Pintar con un huevo entero batido los croissants. Hornear durante unos 15 minutos o hasta que estén bien dorados. Dejar reposar en una rejilla y pintar con una pizca de mermelada de albaricoque o melocotón calentado en el microondas con un poco de agua.

    

 

NOTAS

 

- Usar una mantequilla de calidad y es imprescindible darle plasticidad a la mantequilla golpeándola con el rodillo   entre los plásticos antes de empezar el hojaldrado.

 

- La masa de los croissants necesita un ambiente frío en todo momento para que la mantequilla no se ablande en   exceso.

 

- Estirar siempre la masa con el rodillo de forma uniforme y con cuidado, para que no se desplace la mantequilla     ni haya diferencias excesivas de espesor dentro de las capas.

 

- Envolver siempre bien la masa en plástico cuando la metas a reposar en la nevera, para que no se reseque,         pues se abriría por los bordes en el último estirado.

 

- Si hacemos muchos croissants podemos congelarlos. Lo mejor es congelarlos antes de que fermenten. Los           ponemos en una bandeja y una vez congelados los ponemos todos juntos dentro de una bolsa. Cuando queramos     hacerlos, los sacamos de la bolsa, ponemos los croissant sobre la bandeja de horno con papel de horno y los         dejamos descongelar mientras levan (yo los saco por la noche para hacerlos por la mañana para desayunar             recién hechos). Pintar con huevo y hornear.

 

- Se pueden hacer con hojaldre comprado: extender la lámina de hojaldre sobre papel de hornear. Con un corta-   pizzas cortar la lámina de hojaldre de forma que queden 12 triángulos del mismo tamaño. En la parte más           exterior de cada triángulo hacemos un pequeño corte justo en el centro y ..... como las indicacions anteriores.

 

- Se pueden rellenar de chocolate (Nutella, Nocilla…) y una vez horneados decorar con:

 

        - Fideos de chocolate: primero pincelar con un poco de almíbar de mermelada y espolvorear con fideos                                                     de chocolate

 

        - Espolvorear con azúcar glas por encima.