GRATINADO DE ESPINACAS CON GAMBAS Y HUEVOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INGREDIENTES

(4 personas)

 

- 1 kg de espinacas

- 300 g de gambas

- 2 cucharadas de aceite
- 1 diente de ajo
- Sal
- 4 huevos
- Queso rallado
- 2 cucharadas de pan rallado
- Mantequilla (para hornear)

 

Bechamel de gambas
- 50 g de mantequilla
- 50 g de harina
- 100 g de concentrado de gambas
- 300 g de leche entera
- Una pizca de sal
- Una pizca de pimienta

 


     Lavar bien las espinacas, poner a cocer en agua con un poco de sal un par de minutos. Una vez cocidas, escurrir muy bien y reservar.

 

     Para hacer el concentrado de gambas: pelar las gambas y reservar. Poner a cocer las cabezas y las cáscaras de las gambas en un cazo con un vaso de agua no muy lleno, durante 10 minutos.

 

     A continuación, colar bien con un colador de malla finita, y apretar bien con la mano del mortero en las cabezas para que salga el jugo. Reservar.

 

     Hacer la bechamel de gambas: poner la mantequilla en un cazo a fuego medio. Cuando se derrita, añadir la harina y remover bien durante 1 minuto.

 

     Añadir la leche y el concentrado de gambas, calientes ambos, un poco de sal y una pizca de pimienta. Remover con unas varillas hasta que esté lista. Reservar.

 

     Precalentar el grill del horno.

 

     Poner en una sartén dos cucharadas de aceite y echar el diente de ajo. Cuando esté frito, retirar —es sólo para aromatizar el aceite—.

 

     Incorporar las gambas cortadas en trozos, con una pizca de sal, y dejar 30 segundos al fuego.

 

     Añadir y freír  las espinacas bien escurridas. Añadir la bechamel y remover. Rehogar 5 minutos.

 

      Volcar la mezcla en una fuente apta para el horno y hacer huecos con una cuchara para poner los huevos. Echarles una pizca de sal.

 

      Espolvorear con queso rallado y pan rallado por encima y poner unos pocos dados pequeños de mantequilla, bien repartidos.

 

      Gratinar hasta que el queso esté dorado.

 

 

 

NOTAS

 

- Se pueden substituir las gambas por trozos de jamón, rape, pechuga de pollo...

 

- Se puede congelar, sin huevo y sin gratinar. Sólo para sacarlo del congelador y al      horno.