PALMERAS DE HOJALDRE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INGREDIENTES

(15 palmeras pequeñas)

 

- 1 plancha de hojaldre fresco y rectangular

- Azúcar

- Si las quieres bañar de chocolate: 1 tableta de chocolate para fundir

 

      

     Sacar de la nevera la lámina de hojaldre 15 minutos antes de usarla, para que al estirarla no se rompa.

 

    Precalentar el horno a 200°.

 

    Abrir la lámina de hojaldre y extenderla sobre la encimera rociada de azúcar.

 

    Espolvorear también azúcar por la parte de arriba de la lámina. Pasar el rodillo con suavidad, lo justo para que el azúcar se fije en la masa. Marcar el centro de la lámina, doblar las dos esquinas hasta él y volver a rociar con azúcar.

 

  

 

          Volver a pasar el rodillo suavemente.

 

 

   

          Doblar otra vez los extremos hacia

          el centro y rociar de nuevo con azúcar.

 

 

 

          Pasar el rodillo nuevamente y

          cerrar como si fuera un libro.

 

 

    Cortar unas rodajas de 1 cm de grosor aproximadamente con un cuchillo muy afilado. Colocar las palmeras sobre papel de hornear en la bandeja del horno.

Rociar nuevamente con azúcar y aplastar ligeramente con una espátula.

 

 

          No juntar mucho porque aumentan un

          poco de tamaño al hornear.

 

 

 

    Hornear durante unos 15 minutos aproximadamente a 200º, o hasta que veas que están doraditas (al gusto).

  

    Si las queremos bañadas en chocolate (negro, con leche o blanco): poner el chocolate al baño María en un bol, encima de un cazo con agua al fuego, las 2/3 partes de la tableta.

 

     Cuando el chocolate está fundido y muy caliente, retirar del baño María y añadirle el tercio restante de chocolate. Remover bien hasta que esté deshecho. Con esto bajamos la  temperatura y conseguimos un brillo y una textura estupenda.

 

     Poner el chocolate en una taza y sumergir la palmera, dejar que escurra el chocolate y ponerlo a secar en una rejilla. Espolvorear con coco rallado (opcional).

 

     O sumergir solo la mitad de la palmera.