LASAÑA DE POLLO CON TORTILLAS MEXICANAS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INGREDIENTES

(4 personas)

 

- 1 ½ pechuga de pollo sin piel

- 300 g de salsa de tomate

- 5 tortillas de trigo mexicanas

- 100 g de nata líquida

- 500 g de salsa bechamel

- 20 g de queso rallado para gratinar

- 1 hoja de laurel

- Pimienta negra

- Aceite de oliva suave


Bechamel
- 30 g mantequilla
- 30 g harina
- 400 g leche
- ½ cucharadita de sal
- Pimienta negra
- Nuez moscada


 

     Cocer las pechugas de pollo en agua hirviendo con sal, junto con la hoja de laurel y un poco de pimienta negra durante 10 minutos.

 

     Apagar el fuego, tapar la cacerola, retirar y dejar atemperar dentro del mismo líquido. Esto puede llevar unas horas, de modo que recomiendo que lo hagáis a primera hora de la mañana, si preparáis este plato para la comida.

 

     Cuando nos falte poco para que el pollo esté atemperado, hacer la bechamel

poner a calentar la leche en un cazo hasta que casi hierva. Reservar.

 

     En una olla poner a fuego medio la mantequilla hasta que se derrita.

 

     Añadir la harina y cocinar un poco para que la bechamel no tenga sabor a harina cruda. Remover con unas varillas continuamente, durante un par de minutos.

 

     Echar poco a poco la leche, removiendo todo el rato suavemente para que no se hagan grumos y nos quede una bechamel fina. Poco a poco la salsa se irá espesando. Dejar de echar leche cuando tengamos el espesor deseado.

 

    Salpimentar y echar la nuez moscada. Remover y cuando empiece a burbujear estará lista. Reservar.

 

     Una vez atemperado el pollo, escurrir y desmigar con las manos o con ayuda de un tenedor. Este es un proceso muy sencillo pues las hebras de la carne de la pechuga de pollo se separan fácilmente, no hay más que tirar de un extremo para que salga la hebra entera.

 

      Mezclar las hebras de pollo con la salsa de tomate, sazonar, remover bien y reservar.

 

     Engrasar una sartén con un poco de aceite de oliva, lo suficiente para cubrir la base. Tostar ligeramente las tortillas de trigo, una a una, por las dos caras. Es fácil ver cuándo hay que voltearlas porque ellas mismas se abomban un poco, como si cogieran aire por dentro, por efecto del calor.

 

     Cubrir la base de una fuente de horno con una capa fina de salsa bechamel.

Sobre ella colocar una tortilla de trigo y, sobre la tortilla de trigo extender una capa de la mezcla de pollo y tomate. Regar con un chorrito de nata líquida.

 

     A continuación, colocar otra tortilla de trigo, otra capa de pollo y tomate y, nuevamente, nata líquida. Repetir hasta terminar con una tortilla de trigo.

 

     Cubrir la lasaña mexicana de pollo con el resto de la salsa bechamel, espolvorear con queso rallado para gratinar e introducir en el horno precalentado a 200º, durante unos 20-30 minutos o hasta que la superficie comience a dorarse.

 

     Retirar la fuente y dejar reposar 5 minutos antes de servir.