MARMITAKO DE ATÚN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INGREDIENTES

(4 personas)

 

- 500 g de atún fresco

- 750 g de patatas

- 1 cebolla grande

- 2 tomates maduros

- 1 pimiento verde grande

- 2 dientes de ajo

- 150 g de vino blanco

- 750 g de caldo o fumet de pescado

- 1 cucharada de carne de pimiento choricero

- 1 cucharadita de pimentón dulce

- 1 guindilla

- 1 hoja de laurel

- Aceite de oliva

- Sal

 

 

    Poner una cazuela de barro grande en el fuego y añadir un chorro de aceite de oliva. Cuando esté caliente, añadir la cebolla y los ajos picados finos. Sofreír ligeramente.

 

    Añadir el pimiento verde cortado a trozos, darle unas vueltas y dejar sofreír a fuego lento. Añadir los tomates cortados a dados sin piel y sofreír lentamente todo junto.

 

    Cuando el sofrito esté bien blandito, añadir la guindilla cortada pequeña y la cucharada de pimiento choricero. Remover un poco y añadir el vino. Dejar que evapore el alcohol y añadir el pimentón dulce.

 

     Pelar las patatas y chascar para que suelten toda la fécula y el guiso se espese mejor. Poner las patatas en la cazuela y dar un par de vueltas para que vayan absorbiendo los sabores del sofrito.

 

     Añadir el caldo de pescado caliente, la hoja de laurel y remover. Poner el fuego fuerte hasta que vuelva a hervir, entonces tapar la cazuela y dejar hervir con el fuego bajo, controlando no se quede sin caldo (añadir agua si es necesario) durante unos 25 minutos.

 

     De vez en cuando mover la cazuela haciendo vaivén para que las patatas suelten el almidón. Probar de sal ya que el caldo de pescado ya lleva sal y a lo mejor no es necesario ponerle.

 

     Cortar el atún en dados grandes y salar.

 

     Una vez cocidas las patatas, echar el atún y dejar cocer unos 2 minutos, ya que hay que cocerlo muy poco, y apagar el fuego.

 

     Dejar reposar unos 10 minutos y servir.

 

 

 

NOTA

 

- Patatas chascadas: al trocear la patata para tus guisos, no debes cortar del todo     cada fragmento con el cuchillo, es preferible que hagas un corte y termines de         desprenderlo rompiéndolo con las manos, para que al cocinarse suelte la fécula y       espese la salsa. A esta forma de trocear se le llama chascar.