TARTA DE CHOCOLATE Y FRESAS CON NATA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pincha aquí para ver la receta con Thermomix.

 

 

INGREDIENTES

(Se necesitan dos moldes; 22 cm y 15 cm)

 

Bizcocho genovés

- 8 huevos grandes (62-72 g)
- 240 g de azúcar
- 1 cucharada de azúcar vainillado
- 180 g de harina repostería

- 60 g de cacao en polvo
- 1 pellizco de sal

 

Almíbar

- 150 g de agua
- 150 g de azúcar
- Unas gotas de limón
- 20 g de Kirsch

 

Relleno

Nata montada

- 1 l de nata para montar

- 200 g de azúcar glas

- 1 cucharada de azúcar vainillado

- 2 cucharadas de queso cremoso de untar

 

Fresas

- 1 kg de fresas, limpias y cortadas en trozos pequeños

        

Decoración

- Nata

- Fresas

 

 

BIZCOCHO GENOVÉS  

       

     Se recomienda hacer el día antes del montaje para que se asiente el bizcocho.

 

     Precalentar el horno a 180º.

 

     Tamizar la harina y el cacao junto con la sal y reservar.

    

     En un recipiente grande, batir con ayuda de una batidora de varillas los huevos, el azúcar, el azúcar vainillado durante unos 15-20 minutos, hasta que quede muy esponjoso.

     

     Añadir la harina, el cacao, la sal y mezclar con suavidad, con movimientos envolventes con la ayuda de una espátula.

 

    Engrasar los dos moldes y verter la mezcla en ellos, de manera que tengan aproximadamente la misma altura de masa.

 

    Golpear suavemente sobre la encimera los moldes, para que la masa se distribuya bien y no se formen burbujas, quedando la superficie de la masa regular.

 

    Hornear uno de los bizcochos a un altura media-baja durante 20-25 minutos aproximadamente. Si es necesario, a medio horneado, poner papel de aluminio encima del bizcocho para que no se nos queme por arriba. Dejar enfriar (10 minutos en el molde y luego encima de una rejilla). Después hornear el segundo bizcocho y seguir el mismo procedimiento que el anterior.

 

     Una vez fríos, envolver bien con papel film y conservar en la nevera (en el caso que los queramos utilizar al día siguiente).

 

 

ALMÍBAR  

 

         Poner en un cazo el agua,  el azúcar y unas gotas de limón y calentar a fuego medio. Remover y dejar hervir 5 minutos, no más, hasta que el azúcar se haya disuelto por completo.

 

     Añadir el Kirsch, mezclar y dejar enfriar.

 

 

FRESAS

 

     Limpiar las fresas, secar y cortar en trozos pequeños (reservar algunas enteras para la decoración final.

 

 

NATA MONTADA

 

     Recordar que tanto el recipiente como la nata deben estar bien fríos para que monte bien.

 

     Coger un bol metálico. Añadir la nata (agitar bien antes de abrir el envase para que la grasa se reparta homogéneamente y abrir el tetrabrik para aprovechar lo que se queda por las paredes, que es bastante materia grasa). Añadir el queso de untar.

 

    Coger una batidora de brazo o varillas y empezar a batir a baja velocidad. A medida que la nata vaya espesando, aumentar la velocidad de la batidora.

    

     Añadir el azúcar glas, el azúcar vainillado y con la ayuda de una espátula de silicona, mezclar con movimientos envolventes.

 

     Reservar en la nevera tapada con papel film.

 

 

MONTAJE

 

- Cortar los dos bizcochos por la mitad.

- Poner debajo del todo uno de los discos del bizcocho grande.

- Con una brocha de silicona bañar con el almíbar.

- Untar con la nata montada, añadir fresas troceadas y un poco más de nata.

- Colocar el otro disco de bizcocho encima.

- Con una brocha de silicona bañar con el almíbar.

- Situar encima un disco del bizcocho pequeño, centrado.

- Con una brocha de silicona bañar con el almíbar.

- Untar con la nata montada, añadir fresas troceadas y un poco más de nata.

- Colocar el otro disco de bizcocho encima.

- Bañar con el almíbar.

- Con la ayuda de una espátula de silicona, cubrir toda la tarta con la nata montada.

- Decorar la tarta al gusto, con nata y fresas.