TARTA FAULT LINE O FRACTURADA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pincha aquí para ver la receta con Thermomix.

 

 

INGREDIENTES

 

Bizcocho de vainilla

- 4 huevos grandes

- 240 g de azúcar

- 220 g de leche
- 200 g de aceite de oliva suave

- 2 cucharaditas de pasta o extracto de vainilla
- 330 g harina de repostería

- ½ sobre de levadura química
- ½ cucharadita de sal


Buttercream
- 400 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente

- 400 g de azúcar glas)

- 1 cucharadita de aroma de frambuesa
- Colorante marrón y rojo


Decoración

- Sprinkles

- Purpurina comestible plateada
- Ron o Vodka (o algún licor transparente)

- Macarons de frambuesa

 


     Para esta tarta he utilizado un molde de 14 cm de panettone, que es alto. Si no tenéis, utilizar un molde del mismo diámetro aproximadamente y forrar los laterales con papel de hornear.

 

     Precalentar el horno a 170º.

 

 

Bizcocho

 

     Se recomienda hacer el día anterior.

 

     Tamizar la harina junto con la levadura y la sal. Reservar.

 

     Blanquear los huevos y el azúcar con unas varillas eléctricas a velocidad media-alta durante 8 minutos o hasta que doblen su volumen.

     Añadir la leche, el aceite, la vainilla, y batir unos segundos a baja velocidad.


     Ir añadiendo la harina, poco a poco con las varillas en marcha a baja velocidad. Con la ayuda de una espátula, terminar de envolver con movimientos envolventes.


     Poner la mezcla en el molde y hornear a una altura media-baja durante unos 55 minutos aproximadamente o hasta que al pinchar el bizcocho la varilla salga limpia. Si es necesario, a medio horneado, poner papel de aluminio encima del bizcocho para que no se nos queme por arriba.

 

     Dejar enfriar (10 minutos en el molde y luego encima de una rejilla). Tapar bien con papel film y reservar en la nevera.


Buttercream

 

     Batir la mantequilla un minuto o hasta que esté cremosa

 

     Sin dejar de batir, ir añadiendo el azúcar glas.

 

    Cuando la mantequilla y el azúcar glas empiecen a integrarse, añadir el aroma y seguir batiendo unos segundos.

 

Montaje

  • Cortar el bizcocho en 3 o 4 capas, dependiendo de la altura.

 

  • Poner la buttercream en una manga pastelera, poner una capa fina de crema entre capa y capa del bizcocho y juntarlas.

 

  • Con la ayuda de una espátula, cubrir toda la tarta con una capa fina de buttercream.

 

  • Poner la tarta en el frigorífico durante 30 minutos.

 

  • Poner en la parte central una capa de crema de unos 3 milímetros de grosor. La anchura depende de si queremos que se vean más o menos los sprinkles. Yo os recomiendo que midas más o menos un tercio de la altura de la tarta, y alisar con una rasqueta o espátula para que quede más o menos nivelada.

 

  • Cubrir la parte de abajo y la parte superior con unas tiras de papel de horno y pegar en la capa central los sprinkles. Fijar un poco con una espátula para que se adhieran mejor a la tarta. Ojo: no aplicar en esta etapa los sprinkles de gran tamaño, puesto que nos pueden entorpecer la aplicación de la siguiente capa de buttercream en la sección superior e inferior de la tarta. Los colocaremos al final.

 

  • Retirar las tiras de papel de horno y trasladar la tarta al plato o stand de presentación y volver a poner sobre el plato giratorio.

 

  • Teñir el buttercream sobrante con el colorante marrón y un poco de colorante rojo. Mezclar muy bien.

 

  • Cubrir la parte superior e inferior con la buttercream de color, pero esta vez la capa de crema debe ser más gruesa para conseguir el efecto tan bonito que tiene esta tarta. Aquí no hace falta que los bordes de crema que están cerca los sprinkles queden completamente lisos, de hecho, personalmente creo que queda mucho más bonito si son desiguales.

 

  • Con la manga pastelera poner la crema y repasar las paredes con una paleta alisadora o con una espátula. Si vemos que nos hace falta un poquito más de buttercream la ponemos sin ningún problema.

 

  • También terminar de poner la crema en la parte superior y alisar.

 

  • Rellenar los huecos que os hayan quedado en la parte central con perlitas de azúcar, gominolas más grandes....

 

  • Refrigerar la tarta durante 1-2 horas para que la crema endurezca.

 

  • Para hacer la pintura dorada comestible mezclar la purpurina plateada con unas gotitas de ron, vodka o cualquier licor transparente. Remover bien para disolver todos los grumos y pintar los bordes de nuestra tarta con un pincel de punta más o menos. No hace falta que la línea sea perfecta, de hecho, creo que queda más bonito si el borde que hemo pintado queda un poquito rústico.

 

  • Decorar la parte superior al gusto.

 

 

 

NOTAS

 

  • Se puede hacer una tarta fault line o fracturada del color y sabor que más os guste.

Tarta fault line (N).jpg